19 de agosto de 2017

Nace la Región de Ñuble


Jorge Muzam

Esta tarde la Presidenta Michelle Bachelet oficializó la creación de la Región de Ñuble ante un numeroso público que repletó la Casa del Deporte de Chillán. La ceremonia se inició con la presentación de la orquesta sinfónica juvenil de San Nicolás. A continuación, representantes de cada comuna con su respectivo letrero fueron pasando ante el estrado principal, mientras por altavoces se les definía con los rasgos más peculiares de su zona. El letrero de San Fabián lo transportó don Juan Guerrero, y a su lado la señora Carmen Gloria Prieto, su hija Rosario y la Directora de Desarrollo Comunitario, Daniela Sandoval. También asistieron el alcalde Claudio Almuna y los dirigentes Carmen Sánchez, Margarita Parra y Manuel Rodríguez. Se nos definió como un bello territorio turístico, de hermosos paisajes, bosque nativo y cuna del antipoeta Nicanor Parra. Tras un vídeo promocional de la nueva región y las aplaudidas palabras de la Presidenta de la República, le tocó el turno al grupo nacional Los Jaivas que alegró e hizo bailar y cantar a la multitud.


Para la segunda semana de septiembre está prevista la publicación en el Diario Oficial de la Ley que crea la Región de Ñuble como la XVI división político administrativa de Chile.

Será el delegado presidencial, a través del Gobierno Regional, a quien le corresponderá la instalación de la región, lo que incluye dependencias y servicios públicos, además de su funcionamiento.

La creación de la nueva región implicará un nuevo ordenamiento administrativo y con él un incremento del gasto fiscal que asciende a los $16 mil 831 millones anuales. También se consideran gastos por una vez por $2 mil 065 millones.

Sobre el ordenamiento del territorio, Chillán será la capital regional y se crearán tres provincias: Diguillín, Punilla e Itata.

Diguillín comprenderá las comunas de Chillán, Chillán Viejo, Quillón, Bulnes, San Ignacio, El Carmen, Pinto, Pemuco y Yungay. Su capital será la ciudad de Bulnes.

Punilla estará integrado por San Carlos, Ñiquén, Coihueco, San Fabián y San Nicolás. Su capital será la ciudad de San Carlos.

Itata estará conformada por Quirihue, Cobquecura, Ninhue, Trehuaco, Coelemu, Portezuelo y Ránquil. Su capital será la ciudad de Quirihue.

En septiembre de 2018 partirá la administración política y financiera de Ñuble como región.


Creemos que es un acontecimiento importante dado que el acotamiento territorial permitirá visibilizar comunas pequeñas como San Fabián, generando una nueva distribución de los dineros públicos que debieran apuntar a satisfacer demandas muy sentidas por los diferentes sectores sanfabianinos, cual de todos más apartado y desoído, así como apoyar proyectos novedosos, integradores y sustentables que promuevan el desarrollo local. La cercanía con las nuevas autoridades permitirá que sean escuchadas las propuestas más urgentes de los vecinos y organizaciones, así como los sueños de mediano y largo plazo. Por otro lado, como todo lo nuevo genera expectativas, las personas estarán más receptivas e imbuidas de un espíritu integrador. Dado que Ñuble Región es un proceso que viene de largo, inevitablemente se han generado lazos en el camino, confianzas y compromisos que redundarán en un actuar más diligente y acertado de las autoridades. Por ser algo nuevo se producirá una gran difusión de todo lo concerniente a cada comuna y esto mismo incidirá en que cada uno se evalúe y pueda volver a presentarse ante el concierto nacional de una forma renovada, idealmente fraterna y con mirada de futuro, aunque rescatando y valorando en conciencia toda la riqueza cultural de su pasado. En San Fabián tenemos un alcalde que ha participado entusiastamente del proceso, dándole la importancia, cobertura y empuje que merece una instancia de esta naturaleza. San Fabián está en un proceso de redefinirse, de rescatar su patrimonio cultural y natural, orientándolo hacia el turismo ecológico, como una forma de sentar bases económicas sustentables basadas en una coexistencia armónica y colaborativa. Los sanfabianinos mismos ya se sienten parte de la nueva región. Se siente en sus miradas el orgullo, la esperanza y la proyección ante un porvenir auspicioso.

18 de agosto de 2017

Velas para la vida / Memorias sanfabianinas

Jorge Muzam

Cada anochecer, luego de acostarnos, papá se quedaba en pie y se dirigía al viejo rancho del fogón. Al comienzo no sabía lo que hacía aunque vislumbraba que algo quedaba encendido. Con el tiempo pude seguirlo a escondidas y contemplar su diario ritual de encendido de velas.

Papá se arrodillaba y encendía dos velas. Luego le hablaba a su tía-madre fallecida y al resto de sus antepasados. Pedía por nuestra salud, por mamá, por los animales y las cosechas. Se persignaba varias veces y retrocedía lentamente en actitud reverencial. Hubo ocasiones en que papá no tuvo dinero para comprar velas pero igual ejecutaba el mismo ritual y pedía perdón por no cumplir con su ofrenda. Luego se iba a acostar. 

Más de una ocasión me quedé aguardando con la esperanza de ver aparecer los espíritus ofrendados. A veces fueron horas auscultando tras las rendijas pero nunca vi ni oí nada. 

Las velas y los ruegos de papá no ayudaron demasiado en nuestra economía pero al menos fuimos sanos, fuertes y alegres, lo que tal vez fue su principal anhelo en todas esas noches que se hincó de rodillas ante sus antepasados.

Pintura: Carlos Gutiérrez López

15 de agosto de 2017

Tal vez una leve brisa



Lorena Romina Ledesma

San Fabián es hermoso todo el año. Pero a mi me gusta más cuando hay sol y el calor me quita prendas de ropa. Se siente más libertad. Una vez le confesé a una amiga como mi debilidad tener ánimos marcadamente meteorológicos. Nada me alegrará más que el sol. Pocas cosas me harán sentir más satisfecha que lagartijear en una plaza. Tal vez sumaría placer al chatear con mis padres, que invariablemente en mi vida están lejos. Tal vez le sumaría un chocolate. Tal vez una leve brisa y la conversa de unos pájaros. Nada más.

*Extraído de un estado de  Facebook de la autora (15/8/2017)

10 de agosto de 2017

Un chaparrón para San Lorenzo / Crónicas de San Fabián


Jorge Muzam

Hoy se celebra San Lorenzo en el calendario católico. Lorenzo fue un mártir cristiano. Diácono Regionario que sucumbió martirizado en una parrilla en el año 258.  Para San Lorenzo no se trabaja. Así lo creen los campesinos antiguos. Así lo sienten. Por eso salen a distraerse donde algún amigo, por eso inventan un panorama, porque si están en casa es imposible no trabajar en algo. Y cuando el hombre no respeta el santo corre peligro de que se le queme una parte de su esfuerzo, o todo lo que ha conseguido. Me lo cuenta don Nonato mientras nos dirigimos a ver a su hermano en la villa Malalcura. Llueve intensamente, se empañan los vidrios de la camioneta. Debo manejar con cuidado. Los caminos están resbalosos, llenos de pozas de agua. Don Nonato, hombre de montaña que ha visto y vivido tanto. Su código de honor y sus creencias le han dado un marco de respeto a su existencia. Cree en la honestidad, en la palabra empeñada, en la bondad natural de las personas. Es tranquilo, pausado y alegre. A veces brindamos con chupilca, casi en silencio, por San Fabián, por la buena salud de la gente querida, por la vida misma.

Avanzamos por calle Purísima hacia el norte. Los plataneros están muy podados y ya no rugen como antaño. Autos relucientes circundan el consultorio. La lluvia ya parece aguacero. Salen y entran vehículos a la ferretería de Abner. La residencial Villa Luz ostenta un nuevo cierre perimetral. En su interior los bellos viejos árboles de siempre. Dobla un bus verde en la esquina del castaño. El agua turbia del chaparrón corre por los costados de la calle. Don Nonato me cuenta una antigua historia que retrata la fuerza del santo que él tanto respeta. Hace muchos años un vecino de Maitenal decidió trabajar para San Lorenzo. Lo hizo a sabiendas, desobedeciendo, pues un día sin trabajar sale muy caro para quien solo cuenta con lo justo. La cosa es que mientras este vecino realizaba sus labores se empezó a quemar su galpón. Dentro estaban los bueyes. Quienes estaban cerca corrieron a ayudarlo. Soltaron un buey. El otro tenía el nudo atascado. Se desesperaba y el fuego ya lo rozaba. Finalmente cortaron su soga con un hacha y el animal salió con el lomo ardiendo. El cobertizo terminó de quemarse. Entre los escombros encontraron un cuerpo. Era otro vecino que seguramente se había echado a dormir para pasar el exceso de copas. 

Llegamos a la villa Malalcura. Las nubes no dejan ver las montañas. Don Nonato se despide con la amable caballerosidad de siempre. Prometo volver a buscarlo antes que oscurezca.

9 de agosto de 2017

El valor de lo que no tiene precio



Jorge Muzam

Pocas cosas se equiparan a la violencia de que te arranquen de tu tierra, que te hostilicen, que te expulsen. Más aun para quienes han vivido durante generaciones en plena cordillera desarrollando un modo de vida tan profundamente arraigado a las condiciones de su entorno. Gente que vive en armonía con la naturaleza, que la respeta, que toma de ella solo lo que necesita para subsistir. Ni todo el dinero del mundo compraría la felicidad de vivir en medio de esas montañas. Allí el espíritu encuentra su dicha, su oxígeno, su espacio, su plenitud. Pero hay quienes han decidido expulsarlos para construir un monstruo abstracto, difuso en su utilidad, engañoso en su riqueza. Son los que desconocen el valor de lo que no tiene precio, como el paisaje, los recuerdos de infancia, la memoria de los ancestros, el asombro ante el cambio estacional, ante los colores, los aromas, el parir de los chivos, el grito solitario de la tórtola, el rugir de un río caudaloso, el relincho de un caballo entusiasmado, la esperanza feliz ante el relevo de cada nueva generación, el traspaso del esfuerzo, del conocimiento, del orgullo por lo propio, por lo que le da sentido a la suma de los días. Nada de eso podrá estar en subasta nunca. 

Durante décadas se pidió un embalse que sirviera para irrigar una parte de la provincia de Ñuble, para aumentar la tierra cultivable de los grandes hacendados, presión que se mantuvo inalterable por parte de esos propietarios y del voluntarismo atarantado de algunos alcaldes y funcionarios de paso que veían atraso, pobreza y lejanía donde en realidad existía un modo de vida autosustentable, basado en la colaboración, no en la competencia, no en el arribismo. Era fácil promover algo de esa envergadura para quienes estaban lejos del drama que involucraba remover de sus territorios a otros. 

El embalse de riego mutó en el camino a un sospechoso embalse multipropósito que hoy da señales claras de convertirse en poderosa hidroeléctrica que cambiará para siempre el sentido prístino de nuestra tierra, los cimientos de nuestra identidad arriera, la potencial riqueza turística y trastocará el orgullo de haber vivido en uno de los lugares más hermosos de la tierra.

3 de agosto de 2017

Amaneceres de neblina y escarcha / Crónicas de San Fabián


Jorge Muzam

Comienza agosto en San Fabián. Los amaneceres son de neblina y escarcha, de vacas mugiendo melodías aflautadas. Florecen manchones de aromos junto al Ñuble y las montañas se tiñen de violetas difusos. Los dramas campesinos hablan de corderos mellizos despreciados por sus madres, de bandadas de cachañas que llegan a comerse los brotes de nogales, del agotamiento de las provisiones de leña.
El escaso sol y el excesivo hielo no deja medrar la avena. Los tordos se diseminan por tierra y aire componiendo jazzes efímeros. Cierta expectación ante el advenimiento de la primavera ilumina los rostros de los sanfabianinos. Compases de cuecas y chichas bravas se asoman en el horizonte de la memoria. Aroma de empanadas. Polvo de ramada. Traqueteo de caballos. Queremos creer que ha pasado lo más duro, que el frío invierno no es más que un epílogo ingrato, pero el clima ya no obedece pautas escritas. Y lo que es peor, ha nevado tan poco.

Translate

Creative Commons License
San Fabián de Alico Bog Noticias is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Buscar en este blog