28 de enero de 2017

Responsabilidad en lo que se publica

Jorge Muzam

Las letras acarrean emociones y conflictos. Pueden zaherir, envenenar, maldecir. Mentir es cosa muy fácil, sobretodo para los que tienen la mente podrida, la obcecación del ego, la envidia a flor de piel. Es tan fácil como tergiversar, omitir, inculpar, exculpar, adular.  En política predominan los malos hábitos. Se manipula y miente a destajo. Y siempre habrá abundante crédulo que prefiere la infamia a la evidencia. El asno que ensucia, que difama, que endilga a otros su propia miseria humana. 

Las letras duelen o exaltan doblemente cuando son certeras, honestas, irrefutables. Por eso cuando se maneja demasiada información privada debes dosificar, conservar, esperar el momento, porque es un yunque maldito para cualquier personaje público. Es el arma secreta del escritor, su contribución a una coexistencia democrática, amistosa e igualitaria. Basta un solo misil con datos duros para destruir una imagen pública, y quien cae no vuelve a levantarse, porque ha perdido lo único que tiene, su reputación, su holograma apuntalado con una simple sonrisa de esqueleto. Y esa es mi arma, saber demasiado, infiltrarlo todo, para con ese potencial recurso mantener a los retorcidos dentro de una conducta aceptable.

Conozco el poder de las letras y por eso las utilizo con responsabilidad, como un portaaviones que navega con todo su armamento sin atacar gratuitamente a nadie. Sé leer detrás de las letras, descubro inmediatamente a quien escribe por su estilo, por sus errores, por su intencionalidad discursiva. Sé donde campea el amor o el odio, el egoísmo o la generosidad. Normalmente va todo junto, en cantidades desestibadas, porque en las letras se trasluce la contradicción misma de la condición humana. 

Hoy vivimos un proceso político único en Chile. Un proceso legitimado por la confianza mayoritaria de la ciudadanía. Un proceso que recién está comenzando. Un ejemplo de empoderamiento ciudadano frente a la prepotente ceguera de los grandes partidos. San Fabián eligió a su propia gente para dirigir su destino. Y de verdad se ha hecho demasiado en tan poco tiempo, y con tan ingratas contingencias encima. El gran incendio del cerro Alico, la desaparición de Ricardo Muñoz Migo, el triste accidente del bombero de Ñiquén. 

Pero rondan alimañas en el horizonte. No son críticos. No son analistas. No quieren algo mejor para el pueblo. Solo quieren enlodar el proceso, envenenar la convivencia, desunir a los sanfabianinos. Sé que no durarán mucho y que se hundirán rápidamente en su propia mala intención. He visto tantos casos similares. Hoy contemplamos una reagrupación de pequeñas fuerzas opositoras al gobierno de Almuna. Decir que son extravagantes sería casi un halago, porque actúan desde la mala leche, del hambre voraz de notoriedad y de ser considerados como relevantes sin tener dedos para el piano. Escriben desde un pasquín cizañero, plagado de mentiras, inconsistencias, mala ortografía y peor redacción. Consiste en una pequeña mancomunión de udis nostálgicos del jarduismo, unas pocas aves rapaces de la dc, ex funcionarios de la anterior administración, y un par de medioambientalistas algo confundidos en la vida. Son pocos, pero parecen muchos, porque es lo único medianamente organizado que tiene la oposición. La historia sanfabianina los envolverá en menos de lo que canta un gallo de un humo gris con aroma a olvido. Lo que permanece siempre es la nobleza, la mirada con perspectiva, que recuerda y compara, que comprende y ampara al inocente, que ajusticia al infame, que opta por la vida y no por la muerte.  Ojalá hubiesen muchos medios sanfabianinos informando, analizando, criticando, porque eso forma parte de la buena salud democrática, pero en este caso no hacen más que mentir y difamar, sin exponer nada concreto, sin datos firmes, sin proponer ninguna solución alternativa, escondiéndose, usando a otros que no escriben, malgastando el tiempo en vez de producir algo positivo para nuestra comuna. Simple basura.

La línea editorial de Sanfabistán es distinta. Nos ha leído mucha gente. Saben que en nuestro medio ha primado una visión transversal, acogedora, inclusiva, abierta a lo diverso, exhaustiva en los detalles. Queremos permanecer, ser referencia y memoria, identidad y orgullo, por eso apostamos por la unión de los vecinos, para que nos acompañemos fraternalmente, colaborándonos, aprendiendo de la experiencia de los mayores, escuchando, sugiriendo, transcribiendo para la posterioridad las peculiaridades del sanfabianino de siempre, del que quiere su tierra y del que la adoptó como su patria personal. Un lirismo accidental, inevitable, atraviesa numerosos párrafos. Debe ser porque San Fabián mismo impregna de poesía el alma de sus habitantes. 

Imagen: Saul Steinberg

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Creative Commons License
San Fabián de Alico Bog Noticias is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Buscar en este blog